Fecha de expiración de evaluación final: 14/02/1970

1.4 Objetivos de la empresa

Una etapa fundamental en el proceso de dirección y administración de la empresa es el establecimiento de objetivos.

Si no se fijan claramente los objetivos que hay que alcanzar será difícil dirigir y coordinar los recursos de la empresa, será complicado competir con otras empresas del sector y, en definitiva, tener unas mínimas posibilidades de éxito.

Antes de profundizar en el estudio de los objetivos empresariales, conviene entender otros conceptos relacionados, como son los de MISIÓN Y VISIÓN. Los objetivos se presentan como un compromiso de la organización para producir resultados específicos en un horizonte temporal determinado, por medio de lo cual se puede medir el progreso hacia su visión.

Los objetivos son «una medida de eficiencia del proceso de conversión de recursos.

La especificación del cuánto y cuándo son especialmente importantes, tal y como afirmaba Peter Drucker (1975):

No se puede gestionar lo que no se puede medir y no se puede medir lo que no se puede describir.

El conjunto de objetivos constituye una pirámide que abarca desde los más globales y a largo plazo, hasta objetivos más concretos y a corto plazo cuya integración y coordinación permiten el logro de la visión y misión de la empresa.

Para que los objetivos sean eficaces deben cumplir las siguientes características:

  • Deben constituir un reto, pero ser realistas. Esto es, han de ajustarse a la realidad, a parámetros alcanzables.
  • Deben establecerse en términos específicos y cuantificables.
  • Deben ser apoyados por los superiores..
  • Deben generar entusiasmo en los subordinados. Es decir, deben ser gestionables porque, si no se pueden lograr, los trabajadores los desestiman y no sirven como elemento motivador. Los objetivos son un elemento fundamental para el compromiso de las personas con la organización.
  • Deben ser comunicados a todos los subordinados involucrados en su consecución.
  • Deben ponerse por escrito.

Los objetivos pueden variar según el tipo de empresa, sus características estructurales, su contexto geográfico, histórico, político y social en el que desarrolla su actividad y, finalmente, según la estructura de poder existente en el seno de la empresa.

Práctica Ágil!
Resolvamos éste reto…

John Doerr, inversor de capitales de riesgo, sostiene que nuestros líderes e instituciones nos están decepcionando, pero no siempre por inoperancia o por falta de ética, sino simplemente porque nos están guiando hacia los objetivos equivocados. En esta charla  TED, Doerr nos explica cómo hacer para retomar el camino correcto a través de los “Objetivos y resultados clave” (ORC), un sistema de fijación de objetivos que fue utilizado por Google, Intel y Bono. Veamos éste video interactivo a continuación:

Tipos de objetivos

Ahora identificaremos cada uno de los tipos de objetivos que existen para la administración exitosa:

Objetivos económico financieros

Objetivos socio-económicos

Ahora veamos brevemente aquellos objetivos que tienen relación con los actores principales del entorno empresarial:

Trabajadores

Los trabajadores plantean sus objetivos en términos de lograr la máxima tasa de remuneración efectiva, aunque ponderada por el grado de seguridad en el empleo y las expectativas de promoción profesional.

Directivos

Los directivos persiguen que la empresa que gestionan alcance beneficios, siempre y cuando se consiga un crecimiento equilibrado y constante de esta, ya que esto se traduce en un mayor reconocimiento y prestigio sobre su labor como profesional de la dirección y permite defender su poder o control interno.

Propietarios del capital

Dentro de este colectivo cabe diferenciar los propietarios con ánimo de control y los simples inversionistas. Estos últimos actúan, simplemente, como inversores financieros que tienen como objetivo conseguir el máximo beneficio a corto plazo de su capital, condicionado por cuestiones de liquidez y de seguridad de su inversión.

Proveedores

Cumplir con los compromisos de pago contraídos con estos y, por otro, asegurar la necesaria vinculación con las actividades de la empresa para evitar problemas en su funcionamiento. Eficiencia y flexibilidad (Lean Management) relaciones con los proveedores que han cambiado sustancialmente transformándose en relaciones a largo plazo regidas por la colaboración, donde tanto empresa como proveedor comparten beneficios.

    • Inversiones conjuntas con estos socios comerciales.
    • Compromiso de los proveedores con la reducción de costes anuales de la empresa.
    • Implicación directa de los proveedores en el diseño de nuevos productos o servicios.

Clientes

  • Conseguir su satisfacción con el producto o servicio adquirido.
  • Calidad de su servicio posventa.
  • Obtención de información sobre cambios en sus deseos y necesidades.

Comunidad Social

Responsabilidad social de la empresa.

  • Minimización de la generación de residuos.
  • Ejercicio del mecenazgo.
  • Gestión del suministro según la calidad y certificación medioambiental de los proveedores.

Objetivos de creación de valor:

Ahora conoceremos los 4 tipos de objetivos que nos permiten crear valor y diferenciación en el mercado:

Rentabilidad económica

Mide el rendimiento de los activos o las inversiones y se calcula como cociente entre el beneficio antes de intereses e impuestos.

Rentabilidad financiera

La rentabilidad financiera (RFP) recoge la rentabilidad de los fondos propios, es decir, el cociente entre el beneficio neto y los fondos propios. Es la rentabilidad que consiguen los propietarios de la empresa.

Aspectos relevantes:

  • El efecto de apalancamiento financiero
  • El efecto fiscal

LISTO!
Este tema es muy interesante!

¡Felicitamos a nuestros graduandos 2021!